Villaviciosa

Vista de Villaviciosa

De un vistazo

Su nombre significa “villa fértil” y desde luego no se trata de una alabanza vana a este municipio cuyo territorio se ve salpicado por pumaradas (plantaciones de manzanos) y llagares de Sidra (Bodegas), valiéndole el título de “Capital Manzanera de España”.

A destacar

Villaviciosa cuenta con un amplio abanico de atractivos paisajísticos tanto de costa como de interior. Destaca la Ría de Villaviciosa, considerada uno de los estuarios de mayor riqueza biológica de Asturias y lugar ideal para el disfrute de la ornitología y la práctica de deportes acuáticos.


En detalle

En la rocosa costa maliaya se esconden, bonitas playas de arenas finas y doradas. La Ría es el elemento paisajístico dominante y abarca una longitud de ocho kilómetros, desde el puente Güetes, dentro de la Villa, hasta su desembocadura entre las playas de Rodiles y El Puntal.

El pueblo de Tazones con sus intrincadas callejuelas y sus típicas casas de pescadores es famoso por su rica gastronomía de mar y por ser el lugar donde arribó la flota que transportaba al joven príncipe que habría de convertirse en Carlos I. Hoy en día, cada verano, se lleva a cabo la recreación histórica de dicho Desembarco. Esta celebración ha sido recientemente declarada Fiesta de Interés Turístico Regional.

La azarosa llegada del príncipe Carlos

Busto dedicado a Carlos I

El 19 de septiembre de 1517, la flota que trasladaba a tierras hispanas al príncipe Carlos de Gante, futuro monarca y emperador, hubo de refugiarse en el puerto de Tazones ante el mal estado de la mar.

El hijo de Felipe “El Hermoso” y Juana “La Loca” venía a tomar posesión del trono de Castilla y Aragón. Permaneció cuatro días en la capital villaviciosina antes de proseguir viaje hacia Valladolid, donde aguardaban las Cortes.

Las autoridades del concejo fueron las primeras en realizar un acto de acatamiento a Don Carlos como rey.

Villaviciosa capital

Aunque habitada desde muy antiguo, en el año 1270 el rey Alfonso X “El Sabio” le otorga la carta puebla que le confiere el derecho a dotarse de muralla y celebrar mercado semanal. Desde entonces todos los miércoles se viene celebrando un animado mercado de productos del campo y de la huerta.

En el acogedor casco antiguo de Villaviciosa, declarado Conjunto Histórico, se erige la Iglesia de Santa María de la Oliva del siglo XIII, el “Monumento a la Manzanera” obra de Mariano Benlliure y el imponente Teatro Riera que ofrece durante todo el año una variada oferta cultural.

Las emblemáticas calles Sol y Agua conservan elegantes palacetes y casonas blasonadas. La más antigua, conocida como Casa de los Hevia, data del siglo XV y fue el lugar elegido por el emperador Carlos V para alojarse.

La casa consistorial fue levantada en el año 1906, frente a ella se encuentra la Plaza del Ayuntamiento popularmente conocida Plaza del Güevu, punto de encuentro de los villaviciosinos y escenario de animados y concurridos actos como el Festival de la Manzana (Fiesta de Interés Turístico) o las Fiestas de Ntra. Señora del Portal.

En la parte trasera del ayuntamiento se localiza el Parque Ballina, con la llamativa escultura “Exaltación de la Manzana” de Eduardo Úrculo y que homenajea a D. José Cardín, quien fuera gerente de la empresa que elabora la famosa sidra “El Gaitero”.

"El Conventín" de Valdediós

La iglesia de San Salvador de Valdediós, conocida como El Conventín

En el interior del concejo encontramos dos joyas arquitectónicas; la más cercana a Villaviciosa es la Iglesia Románica de San Juan de Amandi, que está considerada uno de los mejores ejemplos de este estilo en Asturias.

La siguiente parada es el conjunto de Valdediós, que incluye el Monasterio Cisterciense de Santa María la Real, del siglo XIII, y la pequeña pero a la vez grandiosa Iglesia Prerrománica de San Salvador, popularmente conocida como “El Conventín”.

Este templo palatino fue edificado por orden de Alfonso III “El Magno” junto a una residencia real de la que no ha quedado vestigio alguno. Presenta tres naves con bóvedas de medio cañón y sendas capillas. Sus capiteles están decorados con motivos vegetales y en su interior hay pinturas murales de influjo mozárabe.

A decir de los expertos, San Salvador supone una evolución dentro del prerrománico asturiano, dado que combina los adelantos constructivos de Santa María del Naranco, en Oviedo, con las nuevas corrientes artísticas que entraron en Asturias de mano de los mozárabes, cristianos procedentes de la España musulmana.

El azabache

Apreciado desde la antigüedad para la joyería por sus connotaciones mágicas y terapéuticas, el azabache es un carbón de profundo color negro que procede de la fosilización de árboles que vivieron hace 65 millones de años.

Está muy ligado a la historia de Villaviciosa, ya que en la zona de la rasa costera conocida como “Les Mariñes” existieron numerosas minas de las que se extraía uno de los azabaches de mejor calidad del mundo.

Hoy en día varios artesanos del concejo siguen trabajando este apreciado material que se puede adquirir en joyerías, talleres y mercados de artesanía como el Mercáu Tradicional de Oles, (Fiesta de Interés Turístico que se celebra el primer fin de semana de agosto).

La Costa de Villaviciosa

La Playa de Rodiles se sitúa al este de la desembocadura de la Ría, cuenta con un kilómetro de extensión y es uno de los arenales más espectaculares y concurridos del Principado de Asturias. Año tras año viene recibiendo el galardón de Bandera Azul que la distingue por la calidad de sus aguas y servicios.

Al otro lado de la ría se encuentran la playa y puerto deportivo de El Puntal y el pintoresco pueblo pesquero de Tazones. Siguiendo hacia el oeste, la Playa de Merón, la Playa España y La Ñora, que aunque de menor extensión que Rodiles, no desmerecen en su singular belleza.


Huellas de dinosaurios

Huellas fósiles de dinosaurio.

Villaviciosa se encuentra en la denominada Costa Jurásica ya que el caprichoso paso del tiempo ha querido preservar huellas de dinosaurio, también llamadas icnitas, en sus pedreros y acantilados. Las dejaron impresas estos animales del Jurásico al desplazarse sobre el fango o la arena que con el paso del tiempo fosilizaría. Algunas están aisladas, pero otras forman evidentes rastros.

La amplia playa de Rodiles, limitada por pinos y eucaliptos.

La Reserva Natural Parcial de la ría de Villaviciosa, un importante humedal

La ría de Villaviciosa es uno los estuarios mejor conservados y de mayor valor ambiental de la costa asturiana. Esta declarada Reserva Natural Parcial, LIC (Lugar de Interés Comunitario) y ZEPA (Zona de Especial Protección para las Aves) y forma parte de la Red Natura 2000, con la que se pretende proteger el patrimonio natural europeo. Así mismo, está incluido en la Lista de Humedales de Importancia Internacional (RAMSAR).

Este amplio valle fluvial, que tiene ocho kilómetros de longitud, se va estrechando paulatinamente hasta llegar al corazón de la capital del concejo, donde se ubican los porreos, nombre que reciben los terrenos ganados al mar por la mano del hombre.

Las mareas marcan el ritmo biológico del espacio natural y la bajamar es el mejor momento para la observación de aves, que aprovechan la retirada de las aguas para buscar alimento.

Durante la invernada y la migración otoñal se concentran en la ría numerosas limícolas y anátidas, entre ellas zarapitos, correlimos, archibebes y varias especies de ánades.

La ría de Villaviciosa se extiende a lo largo de ocho kilómetros

Recomendamos