“Desde la Antigüedad, el hombre se adaptó a las peculiaridades del clima y el relieve cantábricos. La arquitectura tradicional, la artesanía y el folclore son la expresión de una sabiduría popular que hoy continúa siendo tan válida como antaño. “

Tradición y folclore

 

El medio natural, los materiales disponibles y las actividades productivas han modelado a lo largo de los siglos la arquitectura de las zonas rurales asturianas. Las viviendas y sus construcciones auxiliares están adaptadas al clima y a la orografía tanto como al propósito al que sirven, sea la ganadería, la agricultura, la pesca o una combinación de las mismas.

En un campo volcado desde antiguo en el ganado y los cultivos de autoconsumo, cada casa se convirtió en el núcleo de una pequeña explotación, llamada quintana, que daba cobijo a hombres y animales y servía para almacenar las cosechas y los aperos de labranza. Se trata de casas de muros gruesos, protegidas contra la humedad y el frío, con amplios aleros y portalones que resguardan de la lluvia, y con galerías y ventanas orientadas al sur o al este para aprovechar la preciada luz y el calor del sol.

Tradición y folclore

 

Signo de identidad

Los diferentes tipos de vivienda tradicional son un signo de identidad de las diferentes comarcas. El viajero puede observar cómo varían según la zona del Principado en la que se encuentra y como algunos se repiten en todas ellas. Construcciones de cubierta vegetal, con gruesos muros y techos de paja de centeno o escoba, se conservan en los concejos del suroeste, desde la frontera con Galicia hasta Teverga.

Las aldeas de Ibias, Degaña, Cangas del Narcea, Santa Eulalia y Villanueva de Oscos o Somiedo son buenos lugares para ver estos edificios, que se empleaban tanto para vivir como para guardar las reses. Típica del sector central, es la casa mariñana, de planta rectangular, con un amplio portal en el centro de la fachada principal, en torno al cual se organiza la distribución de la vivienda. A izquierda y derecha quedan los dormitorios, con útiles buhardillas a las que se accede con escalera desde el exterior. Al fondo del portal se abren dos entradas, una que conduce a la cuadra, con una tenada o payar en su parte superior, y otra por la que se accede a la cocina, pasando antes por la mediocasa, una habitación que hace las veces de vestíbulo, almacén y comedor. Se pueden ver buenos ejemplos de casa mariñana en los concejos de Las Regueras, Llanera, Oviedo, Siero, Noreña, Gijón y Villaviciosa.

Tradición y folclore

Conservar el calor

Una construcción que se repite por toda la geografía asturiana es la casa de corredor. ͉ste suele estar orientado al sur o al este y puede ser abierto o cerrado. Los cerramientos con madera y cristal de los corredores dieron lugar a las galerías, un nuevo espacio habitable que conserva de forma eficiente el calor, sirviendo de colchón térmico a las habitaciones situadas a continuación.

Este diseño hizo fortuna en los núcleos más urbanos y en la costa. La denominada casa hermética emplea una estrategia diferente para defender del frío y la humedad a sus habitantes, reduciendo al mínimo el tamaño de las ventanas. Toda la planta inferior se dedica al alojamiento del ganado y a la cocina, situándose la sala, los dormitorios y el almacén en la planta superior, a la que se accede por una escalera interior.

Otro tipo de vivienda similar es la casa con escalera exterior, bajo la cual se ubica en ocasiones un gallinero o una perrera. Aunque en caseríos dispersos las casas de pescadores no se diferencian demasiado de las destinadas a otros fines, al agruparse en núcleos más compactos sí presentan unas características peculiares. Son viviendas de fachada estrecha y notable profundidad, que en las pendientes se erigen sobre varios escalones del terreno, formando un anfiteatro, como sucede en Lastres o en Cudillero. Tienen por lo general dos o tres pisos y un vestíbulo en el que se almacenan los útiles de pesca.

En el centro y el oriente de Asturias son frecuentes los soportales en las fachadas. La madera del exterior se protege contra la humedad y la sal marinas con pintura de tonos vivos, la misma que se emplea en las barcas y pesqueros.

En el medio rural, tan importantes como las viviendas son los edificios auxiliares, consagrados a una función específica. Como hemos visto ya, la cuadra- pajar es una estructura recurrente, que además de alojar al ganado y guardar su alimento proporciona calor a la casa cuando está integrada en ella. Otras estancias adosadas o próximas a la vivienda son las cochiqueras, gallineros y caballerizas. Mención especial merecen los palomares, separados de la casa en los conjuntos señoriales o religiosos, mientras que en las viviendas populares estas familiares aves anidan en cajones colocados bajo el alero o el suelo del corredor.

Tradición y folclore

Hórreos y paneras

El hórreo, la panera, el cabazo y el granero son construcciones que sirven de contenedor para diversos productos del campo, tanto vegetales, como cárnicos o lácteos, a los que guardan a salvo de roedores, aves e insectos. Al estar aisladas del suelo, reducen además la acción de la humedad sobre los alimentos. Los hórreos u orros, tan característicos del paisaje asturiano, presentan una planta casi cuadrada, que se alza sobre cuatro pies o pegollos, rematados por unas piezas de piedra llamadas muelas, que sobresalen a modo de capitel y evitan el acceso de los roedores. El material de la cubierta, dispuesta a cuatro aguas, varía según las zonas, empleándose la paja de centeno, la pizarra y la teja curva. La base está formada por cuatro vigas, las trabes, sobre las que se disponen las tablas que integran el suelo, llamadas pontones. Una caja de tablones o colondrame forma las paredes laterales.

El origen del hórreo se remonta al siglo XIV y su diseño no ha perdido utilidad en nuestros días. De mayor tamaño que los hórreos y de planta rectangular son las paneras, que tienen seis pies como mínimo y a veces están circundadas por un corredor perimetral con balaustrada. Su diseño data de mediados del siglo XVII. Por su parte, los cabazos son graneros especialmente pensados para secar el maíz. Hornos (fornos), lagares, bodegas, tendejones (tendeyones) y molinos (molins) completan el catálogo de construcciones auxiliares características de la arquitectura popular. El tendejón es un espacio rectangular cubierto, que sirve para proteger de la lluvia los productos agrícolas, la leña, los aperos de labranza e incluso el carro o el tractor.

El empleo de molinos como fuerza motriz para moler grano, accionar fuelles en las ferrerías o producir energía tiene una larga tradición en Asturias, donde abundan los cursos de agua que les hacen funcionar. Para terminar, una mención a las fiestas populares asturianas, la fama de muchas de las cuales ha traspasado las fronteras del Principado. En la página que sigue se ofrece al lector una relación de los festejos más señalados.

Tradición y folclore

 

Fiestas asturianas declaradas de interés turístico nacional e internacional
DE INTERÉS NACIONAL:

• Lunes de Pascua. Avilés. Fiesta del Bollu.

Destacan los desfiles de carrozas, la comida en la calle y el Encuentro Coral de Habanera.

• Martes de Pascua. Siero. Los Huevos Pintos.

Bendición de los Huevos Pintos en Bable, desfile de carrozas y grupos folclóricos

• 1 de Mayo. Corvera. Gira al embalse de Trasona.

Práctica de deportes típicos asturianos.

• Finales de Junio. Cudillero. Fiestas de L´amuravela.

Delante de la imagen de San Pedro, frente al mar se recita una relación de lo acontecido en el año en el mundo

• Primer domingo de Julio. Quirós- Lena. Fiesta del Cordero.

Se asan corderos a la estaca que luego se pondrán a la venta. Actuación de grupos folclóricos y celebración de deportes tradicionales.

• Segundo domingo de Julio. Nava. Festival de la Sidra Natural.

Manifestaciones folclóricas además de degustación gratuita de sidra.

• 25 de Julio. Cangas de Onís. Fiesta del Pastor.

Competiciones entre los pastores, danzas y bailes regionales.

• Íšltimo domingo de Julio. Valdés. Fiesta Vaqueira.

Se celebra en la Braña de Aristébano y el centro es la boda vaqueira. Se bailan danzas tradicionales

• Primer domingo de Agosto. Gijón. Día de Asturias.

Tradicional desfile de carrozas con bandas de música y grupos folclóricos

• 13 de Agosto. Navia. Descenso a nado del Río Navia.

Realización de diferentes pruebas físicas en el Río Navia.

• 15 de Agosto. Valdés. Nuestra Señora del Rosario.

Destaca por las típicas Habaneras y la procesión marinera en honor a la virgen

• 16 de Agosto. Llanes. San Roque.

Grupos del concejo de Llanes realizan diferentes danzas populares.

• Íšltimo domingo de Agosto. Valdés. La Regalina.

Fiesta al aire libre donde hay una romería, pregón, actuaciones de grupos, danzas...

• 8 de Septiembre. Llanes. Virgen de la Guía.

Procesión nocturna con la imagen de la Virgen de la Guía además de grupos folclóricos.

• 14 de Septiembre. Carreño. Fiesta de Toros en el mar.

Peculiar corrida de toros que se celebra en la playa.

• 19 de Septiembre. Oviedo. Día de América en Asturias.

Desfile de carrozas y grupos folclóricos en honor a los emigrantes.

• 27 de Septiembre. Mieres. Romería de los Santos Mártires de Valdecuna.

Los romeros suben a la ermita de los Mártires donde se celebra la misa, la subasta del ramo y, por último, una comida campestre.

• 11 de Noviembre. Aller. Fiesta de los Humanitarios.

Se celebra una misa, desfile de carrozas y degustación de fabada asturiana.

 

DE INTERÉS INTERNACIONAL:

• Primer sábado de Agosto. Arriondas- Ribadesella. Descenso Internacional del Sella.

Fiesta de carácter deportivo que consiste en descender en canoa el Río Sella.

 

Recomendamos