Tapia de Casariego

La playa de Penarronda, amplia y muy concurrida en verano

De un vistazo

El marqués de Casariego logró convertir a Tapia en capital de concejo y la embelleció con notables edificios decimonónicos. En esta villa también nació Gonzalo Méndez de Cancio, el almirante que introdujo en Asturias el celebrado cultivo del maíz.

A destacar

La playa de Penarronda, compartida en parte de sus 700 metros de longitud con el vecino concejo de Castropol, es idónea para el baño y está protegida bajo la figura de Monumento Natural.

En Semana Santa se celebra el campeonato internacional de surf y que reúne a lo más selecto del circuito europeo.


En detalle

Este pueblo debe parte de su nombre a Fernando Fernández, marqués de Casariego, un aristócrata natural del lugar que fue quien logró que obtuviera, en 1863, el rango de capital de concejo. Dedicó además parte de su fortuna a financiar la construcción del puerto, el Ayuntamiento y el Instituto, estos dos últimos situados en la Plaza de la Constitución. En torno a ella y a la vecina Plaza de Zoilo Iglesias, que alberga los edificios de la Cámara Agraria y la casa de Cultura, se organiza el trazado urbano, de agradable paseo. Durante la Edad Media, la villa fue, como la vecina Vegadeo, propiedad del obispado de Oviedo.

Cancio trajo el maíz

Aquí nacieron también dos asturianos de gran influencia en su época. Gonzalo Méndez de Cancio fue almirante de Castilla y gobernador de La Florida durante el siglo XVI. A él se debe la introducción en el Principado del cultivo del maíz, aprendido de los indígenas americanos, que supuso una verdadera revolución en la agricultura de la región, poniendo freno a las habituales hambrunas.

En el palacio familiar del almirante, situado en las inmediaciones de Tapia de Casariego, se conserva una de las arcas en las que se transportaron a Asturias los primeros granos de este nutritivo vegetal.

El otro hijo ilustre de la villa fue Fernando Villaamil, militar y marino del siglo XIX que dio la vuelta al mundo y combatió en la Guerra de Cuba, en el transcurso de la cual perdería la vida.

La escultura dedicada al Marqués de Casariego en la Plaza de la Constitución

Emplazada sobre el Cabo Cebes, Tapia de Casariego se adentra en el Cantábrico y ofrece excelentes vistas del litoral que se extiende hacia occidente. En la propia localidad hay una extensa y concurrida playa, la de Penarronda, compartida en parte de sus 700 metros de longitud con el vecino concejo de Castropol. Este arenal, idóneo para el baño, está protegido bajo la figura de Monumento Natural. Otras playas de recomendable visita en el concejo son la de Serantes, algo más tranquila que la anterior y ubicada en un entorno rural con dunas y marismas, y la de Anguilero, esta semiurbana y también turística. Completan la lista las playas de Las Poleas y La Paloma. A unos diez kilómetros de la capital del concejo, en La Roda, está situado el santuario de Los Mártires, que atesora reliquias de cristianos que sufrieron martirio, trasladadas aquí desde Roma por un peregrino. El santuario ofrece excelentes panorámicas del territorio circundante.

Recomendamos