Redes

El Parque Natural protege un área montañosa de gran valor ecológico.

De un vistazo

En este impresionante hayedo, salpicado por manchas de roble, mantiene el amenazado urogallo uno de sus principales núcleos reproductores. Osos, lobos y rebecos encuentran también en el Parque Natural un hábitat idóneo.

A destacar

El Parque Natural de Redes protege desde 1996 una de las áreas montañosas mejor conservadas de todo el norte peninsular.

El Parque Natural es de gran importancia para el urogallo, una especie que se encuentra en retroceso en toda la Cordillera Cantábrica.


En detalle

Situado en la cuenca alta del río Nalón, el Parque Natural de Redes protege desde 1996 una de las áreas montañosas mejor conservadas de todo el norte peninsular. En las zonas de mayor altitud son evidentes las huellas dejadas por la acción de los glaciares cuaternarios, en forma de circos y morrenas. El relieve es abrupto, con elevadas pendientes, desfiladeros y valles que forman vegas en las áreas bajas de la cuenca. Junto al mosaico de prados y bosquetes aparecen también extensas formaciones forestales, principalmente hayedos y en menor medida robledales. Otras especies arbóreas presentes son el acebo, el tejo y el abedul. En la zona de alta montaña crecen matorrales de enebro rastrero, brecina y arándano. La fauna de Redes es la propia de los bosques caducifolios atlánticos. Están presentes el oso pardo cantábrico y el lobo, que mantiene una población nutrida y estable. Abundan los rebecos y los ciervos, estos últimos reintroducidos con fines cinegéticos.

Refugio del urogallo

El Parque Natural es de gran importancia para el urogallo, una especie que se encuentra en retroceso en toda la Cordillera Cantábrica. Esta esquiva y amenazada ave galliforme, que en invierno se alimenta de hojas de acebo y en otras estaciones de arándanos, mantiene aquí uno de sus principales núcleos reproductores. El catálogo ornitológico del Parque incluye a otras muchas especies, entre ellas rapaces como el águila real o el alimoche y pájaros carpinteros como el pico mediano o el pito negro. Hay también numerosas paseriformes, algunas de escasa presencia en la Península, como el roquero rojo o el agateador norteño.

Durante los meses otoñales, Redes ofrece su faceta cromática más bella.

La vaca casina, una raza autóctona

Desde muy antiguo existe en el concejo de Caso una raza de vaca autóctona perfectamente adaptada a la accidentada orografía y al clima de estas tierras. Se trata de la vaca casina, fácil de observar en los numerosos prados que existen dentor de los límites del Parque Natural de Redes. Al igual que las especies silvestres del espacio protegido, la casina se ha convertido ya en parte del ecosistema.

Recomendamos