Navia

 
Panorámica de la capital del concejo desde la otra orilla del río Navia

 
De un vistazo
 
Alfonso X concedió a Navia el rango de villa en el siglo XIII, como hizo con tantas polas asturianas. Fue esta una localidad de pescadores y balleneros, pero también de comerciantes. En su pasado más remoto, la Cultura de los Castros ocupa un lugar central.
 

A destacar


Entre Navia y Tapia de Casariego se ubica uno de los pueblos con mayor encanto de la costa occidental asturiana. Se trata de Viavélez, puerto pesquero tranquilo y recogido, que en otros tiempos fue punto de salida del comercio maderero de la comarca. Hoy es un buen lugar para contemplar viviendas tradicionales, pasear y disfrutar de las vistas sobre el Cantábrico, especialmente desde la parte alta de la población.




 
En detalle
 
 
E

stas tierras estuvieron pobladas en la Antigüedad, antes de la llegada de los romanos, por un pueblo del que se tiene muy pocos datos, más allá de algunas piezas de orfebrería que demuestran que eran diestros en el trabajo de los metales.

Interesantes visitas, como Ortiguera, desde cuyo faro se contemplan excelentes vistas del litoral, o el castro astur de Mohías.

Navia es villa desde el siglo XIII y debe, como tantas otras, su carta de nacimiento al rey Alfonso X. Durante la Edad Media, aquí, como en otras localidades costeras vecinas, la mayor parte de la población se dedicaba a la pesca y a la caza de ballenas. De esta época se conservan algunos vestigios de las murallas, construidas en pizarra. Posteriormente, en el siglo XVIII, el río Navia sería en una de las vías utilizadas para el comercio de la madera. La llegada del capital indiano en la siguiente centuria reactivaría económicamente a la localidad, aburguesándola y convirtiéndola en una de las más importantes de la costa occidental asturiana.

Restos de las murallas que protegieron a Navia durante la Edad Media

Fue entonces cuando se levantó el puente que atraviesa la ría, diseñado por ingenieros belgas. Navia tiene a gala ser la cuna del poeta Ramón de Campoamor, nacido aquí en 1817. Recuerda al literato, autor entre otras obras de Doloras, Pequeños poemas y Humoradas, una escultura ubicada en el parque.

Esforzados nadadores

Durante las fiestas de Nuestra Señora de la Barca, del 12 al 18 de agosto, se celebra en Navia el Descenso Internacional a Nado de la Ría, una prueba en la que los esforzados participantes deben recorrer unos dos kilómetros y medio. También se organiza en estas fechas una competición de motos acuáticas. En los alrededores de la capital del concejo hay varios lugares de interesante visita, como Ortiguera, desde cuyo faro se contemplan excelentes vistas del litoral, o el castro astur de Mohías.

 

Castros de Coaña

 

El formidable castro de Coaña

El castro de Coaña. A seis kilómetros de Navia, por la carretera que conduce hacia Boal, se ubica el castro de Coaña, el mejor estudiado de cuantos se han descubierto en el Principado.

Emplazado sobre un promontorio, a un kilómetro de la orilla izquierda del Navia, domina el territorio circundante y es fácil comprender por qué sus antiguos habitantes lo eligieron como lugar de residencia. Esta acrópolis o ciudad fortificada está integrada por varias viviendas con muros de pizarra, la mayor parte circulares, rodeadas por una muralla y un foso. Originariamente, las casas tenían una techumbre de madera y paja, reforzada con lajas de pizarra. Hay además otro tipo de edificaciones, como aljibes para almacenar el agua y posibles almacenes, talleres y corrales. Se conservan igualmente vestigios de lo que fueron en su día saunas y piscinas. Aunque el castro ya existía antes de la llegada de los romanos, su estado actual data de los siglos I y II, una época en el territorio astur estaba plenamente incorporado al Imperio.

Las visitas son guiadas y su horario varía según la estación. Del 1 de abril al 30 de septiembre: de martes a domingo, de 11 a 14 y de 16 a 19 horas. Del 1 de octubre al 31 de marzo: de martes a viernes, de 11 a 15 horas; sábados y domingos, de 11 a 13,30 y de 16 a 17 horas.