Llanes

El puerto de Llanes, extendido a lo largo de la desembocadura del Carrocedo

De un vistazo

Conserva la villa uno de los mejores cascos históricos del Principado, incluida buena parte de su muralla medieval. El catálogo de playas del concejo es dilatado tanto en cantidad como en calidad. La gastronomía y el floclore completan la oferta.

A destacar

El puerto de Llanes está construido siguiendo la desembocadura del Carrocedo, un curso fluvial que forma una pequeña ría en su último tramo. Lugar idóneo para el paseo, está adornado por las pinturas de Agustín Ibarrola, que decoran parte de las grandes piedras del espolón, en un conjunto bautizado como Los cubos de la memoria.


En detalle

Villa turística por excelencia, Llanes es capital de un concejo donde la montaña y el mar coexisten en armonía, dando carácter a un paisaje que es la perfecta síntesis de la naturaleza asturiana. La sierra del Cuera, situada a las puertas de los Picos de Europa, cierra el territorio por el sur, mientras que al nor te el Cantábrico modela una costa de relieve amable, salpicado de extensas playas arenosas. Eso hace de Llanes un lugar idóneo como base de operaciones turísticas en la mitad oriental del Principado.

Vista panorámica de la villa de Llanes, con la sierra del Cuera al fondo.

Este territorio ha estado poblado desde la Prehistoria. Un evidente vestigio de las inquietudes de estos habitantes ancestrales es el ídolo de Peña Tu, en Puertas de Vidiago, un enorme peñasco en el que hombres de la Edad del Bronce grabaron y pintaron signos y figuras, muy probablemente con fines funerarios. Llanes disfruta de independencia administrativa desde 1206, cuando Alfonso IX concedió a la villa su carta puebla. Parada obligada en el ramal norte del Camino de Santiago, la localidad se consagró en la Edad Media a la pesca y la caza de ballenas, actividad que hizo prosperar su puerto hasta entrado el siglo XVII. Se inició entonces un declive económico común a toda la región, que se mantendría hasta finales del siglo XIX, cuando el retorno de los indianos enriquecidos aportó liquidez a las finanzas locales, amén de encantadores palacetes burgueses.

A salvo tras las murallas

Los cubos de la memoria

Conserva Llanes uno de los más interesantes cascos históricos de Asturias, con notables restos de las murallas que garantizaron la autonomía de la villa en época medieval. También se mantiene el pie el torreón del castillo, de planta circular. La iglesia de Santa María, construida entre los siglos XII y XII, representa un periodo de transición entre el románico y el gótico y atesora en su interior un retablo plateresco. Otras edificaciones señaladas son el palacio de Gaztañaga, del siglo XV, la casa del Cercáu, del XVII, y los palacios de Estrada y de Posada, también de esta centuria. El puerto está construido siguiendo la desembocadura del Carrocedo, un curso fluvial que forma una pequeña ría en su último tramo. Lugar idóneo para el paseo, está adornado por las pinturas de Agustín Ibarrola, que decoran parte de las grandes piedras del espolón, en un conjunto bautizado como Los cubos de la memoria. De principios del siglo XX son el Ayuntamiento y el Casino. Lo mismo sucede con las numerosas mansiones indianas que se concentran en torno a las salidas hacia Oviedo y Santander, en el habitual ensanche decimonónico.

Playas para dar y tomar

La playa de la Ballota.

Llanes ofrece al visitante dos buenas playas urbanas, la del Sablón, junto al Paseo de San Pedro, y la de Toró, en el extremo oriental de la villa. La oferta global del concejo en cuanto a playas es mucho más amplia e incluye alguna de las más espectaculares de Asturias. Hacia oriente quedan las de Ballota (nudista), Andrín y Pendueles. En esta zona se localiza también Cué, un pueblo marinero con gran encanto, y el famoso bufón de Vidiago, una oquedad excavada en la roca por la acción erosiva del mar, por la que en los días de fuerte oleaje sube un chorro de agua a presión, que emite un bufido característico. En el sector de costa que continúa hacia occidente se puede disfrutar de las playas de Poo, San Martín, Toranda y Torímbia. Estas dos últimas, en las inmediaciones de Niembro, ofrecen una estampa visual de enorme belleza, en la que el verde de los prados se combina con el dorado de la arena y el azul del mar. Para descender a la de Torimbia (nudista) hay que recorrer a pie un sendero que recorre una empinada ladera. Más hacia el oeste están situadas las playas de Gulpiyuri, Cuevas del Mar y Villanueva. Hacia el interior, en el sector montañoso del concejo, merece la pena visitar las poblaciones de Pancar, Porrúa y Parres, todas ellas buenos lugares para iniciar rutas de senderimo. En Porrúa se celebra, el primer domingo de agosto, el Mercau Astur, organizado a imagen de los que se celebraban en la Edad Media.

Procesión marítima

El 22 de julio se celebra La Magdalena y cuatro días después, el 26, la procesión marítima dedicada a Santa Ana. San Roque, el 16 de agosto, es la fecha festiva más señalada de Llanes y en ella puede asistirse al baile del pericote, una danza tradicional que probablemente hunde sus raíces en tiempos protohistóricos. Por último, el 8 de septiembre, una procesión nocturna honra a la Virgen de la Guía.

El baile del pericote, una danza tradicional en el día de San Roque.

El ídolo neolítico de Peña Tu

El ídolo neolítico de Peña Tu

En un peñasco situado en las inmediaciones de Puertas de Vidiago, hombres de la Edad del Bronce grabaron y pintaron a lo largo de varias generaciones símbolos y representaciones esquemáticas.

El motivo central de esta iconografía neolítica es la figura simplificada de un hombre, representado dentro de un marco que presenta una cenefa doble con trazos paralelos y en zigzag. A su izquierda aparece una espada, que seguramente indica que se trataba de un personaje importante, miembro de una elite guerrera.

De fecha posterior son otras figuras esquemáticas de forma humana y animal, así como series de puntos de color rojo. Aún más tarde se añadieron varias cruces, se piensa que como un intento cristiano de eliminar la dilatada tradición pagana del lugar.

Hay buenos lugares para hacer espeleología, como el pozo del Fresno.

Quesos para todos los gustos

La oferta quesera de Llanes es una de las más variadas de España. Entre los quesos propios del concejo destacan el de Vidiago, el de Porrúa, el de Carriles y el de Pría. Los tres primeros son cremosos, mientras que el de Pría es ahumado y semicurado.

Recomendamos