Cudillero

El faro de Cudillero, sobre un espolón rocoso que se adentra en el mar.
El viajero encontrará en esta comarca algunos de los más singulares pueblos marineros de Asturias, entre ellos Cudillero, un abigarrado conjunto urbano asomado al Cantábrico. La panorámica de sus coloridas viviendas, dispuestas en anfiteatro, es una de las más fotografiadas.

En detalle

Capital del concejo del mismo nombre, Cudillero es una hermosa villa marinera, nacida en las mismas orillas del Cantábrico. Su trazado urbano semeja un anfiteatro, con las casas escalonadas en una empinada ladera que termina en el mar. La pesca ha estado siempre presente en la vida cotidiana de sus habitantes. Sigue estándolo, aunque ahora comparta protagonismo con la actividad turística. Aún es posible ver en las ventanas de las viviendas, los curadillos, unos pequeños tiburones típicos del lugar, secándose al aire.

Y en su animado puerto, que tiene el mayor número de embarcaciones censadas de Asturias, los pesqueros continúan descargando su preciada carga. Cudillero es un laberinto de estrechas callejuelas, con casas pintadas de vivo colores que forman un abigarrado conjunto.

Antiguamente, la villa estaba dividida en dos barrios. En el de la parte baja vivían los pescadores, llamados pixuetos, mientras que las familias dedicadas a oficios de la tierra, los caízos, ocupaban la parte alta. La división era tanto física como social e incluso estaba mal visto el matrimonio entre ellos.

La imagen medieval del Cristo venerado por los marineros de la villa, en la Capilla del Humilladero.

Se cree que el nombre del lugar deriva del término de la palabra codo o codillo, que es la forma que tiene el puerto. De hecho, en el siglo XII la villa se llamaba Codillero. Otra posibilidad es que proceda del término latino cotellarium, que significa pedrero.

El Cristo de los marineros

La construcción más antigua del pueblo es la Capilla del Humilladero, del siglo XIII. En su exterior se exhibe una imagen medieval del Santo Cristo tradicionalmente venerada por los marineros y sus familias. Otro edificio histórico interesante es la iglesia de San Pedro, levantada en el siglo XVI por el Gremio de Mareantes, que encargó la obra a uno de los arquitectos de la Catedral de Oviedo. El Ayuntamiento es del siglo XIX y se levanta sobre el solar que ocupaba la antigua fortaleza medieval. Las campanas de su carrillón dan las horas con la red y el perlindango, típicas melodías del folclore pixueto.

Además de recorrer las intricadas calles de Cudillero y su puerto, repleto de restaurantes, es recomendable un paseo hasta el faro de la villa, desde donde se tienen una buena vista de la costa. También fuera de la capital del concejo hay mucho que ver. Por aquí discurre el Camino de Santiago, antiguo camino Real de la costa.

Encaramado en una ladera que desciende hasta el mar, el casco urbano de Cudillero es sin duda uno de los más fotografiados de Asturias.

En Soto de Luiña se conserva un antiguo hospital de peregrinos, que hoy alberga un museo de arte religioso. En El Pito, a dos kilómetros de Cudillero, se alza el palacio neoclásico de la familia Selgas, sede la fundación del mismo nombre, rodeado de jardines versallescos. Alberga una imponente colección de porcelanas, relojes, tapices y pinturas, algunas salidas de la mano de maestros como Tiziano, El Greco o Goya. Ballota y San Martín de Luiña son otros dos típicos pueblos marineros, mientras que en Oviñana se pueden ver buenos ejemplos de casas mariñanas tradicionales.

No es fija su morada

La otra cara de Cudillero, tan volcado en el mar, son las brañas vaqueiras, conjunto de prados y cabañas situadas en la zona montañosa del concejo. Aquí tenían su hogar los vaqueiros de alzada, sobre los que decía Jovellanos: llámanse vaqueros porque se dedican a la cría de ganado vacuno, y de alzada porque su morada no es fija, sino que alzan sus vuelos con ganado y enseres. Era este un colectivo trashumante y marginado por el resto de la sociedad, que pobló las montañas del centro y el occidente de Asturias desde el siglo XVI hasta el XX. Un ejemplo del rechazo que despertaban es una inscripción grabada en la iglesia de San Martín de Luiña, donde se les asignaba un lugar determinado: No pasen de aquí a oir misa los vasqueiros, reza.

Venta de oricios.Busfrío, La Rondiella, Teixidiello y Brañaseca son cuatro de las brañas a las que merece hacer una visita. Desde Brañaseca se divisan espectaculares panorámicas de la costa y se pueden contemplar de cerca cabañas vaqueiras bien conservadas.

También hay buenas vistas de los acantilados desde el Cabo Vidio, un lugar frecuentado por cormoranes y gaviotas. Las playas son numerosas en el concejo. La Concha de Artedo y San Pedro de Bocamar son de arena fina, mientras que entre las calas figuran Oleiros, Peña Doria, Albuerne y El Gavieru o Playa del Silencio. Esta última, una playa virgen de gran belleza, es uno de los lugares más especiales del Principado.

Por lo que se refiere a los festejos, las fiestas de San Pedro (29 de junio) son las más animadas. En ellas tiene lugar L'amuravela, un pregón sarcástico que recita desde un barco algún habitante de Cudillero.

Qué ver y hacer en la Villa de Cudillero

- Ruta de los miradores por el conjunto histórico artístico. Callejear entre las casas colgadas de Cudillero recorriendo los principales miradores del pueblo

- Visitar la Iglesia de San Pedro. Edificio del Siglo XVI de estilo gótico tardío y que cuenta con interesantes tallas barrocas en su interior.

- Esperar el retorno de los barcos pesqueros. Entre las 2 y las 7 de la tarde, de lunes a viernes, en la zona del puerto nuevo,los pescadores descargan las capturas del día que serán subastadas.

- Pasear hasta la capilla del humilladero. Es el edificio más antiguo de la villa (S.XIII). Allí se exponían los reos antes de ser ajusticiados, de ahí su nombre.

En temporada alta:

- Se puede contratar una visita guiada por la villa de Cudillero, en la que se explican los datos más relevantes de la historia. Guias TourAsturias puede ser de gran utilidad. Tfno.: 647 503 449

- Dar un paseo en barco por la costa, es una experiencia muy gratificante.

Qué ver y hacer en el Municipio de Cudillero

- Pasear por el Cabo Vidio. (Oviñana). Se haya en entorno de incomparable belleza, con unas vistas espectaculares y acantilados de 100 mts. de altura.
Se puede alquilar una bici para recorrer las diferentes rutas (es una gran planicie), el Tayerín las pone a su disposición

- Subir a las brañas vaqueiras para ver las construcciones típicas y la forma de vida de los vaqueiros actuales.
Si desean una experiencia guiada, Brañaseca Experience se la ofrece.

Lugar: Brañaseca y Busfrío.( Buenos accesos y bien conservadas) Distancia: 15 km. aprox. desde Cudillero.
Como llegar: Tomar la desviación a San Martín de Luiña en dirección a Brieves. 

- Disfrutar de Soto de Luiña. El conjunto formado por su Iglesia, Casa de cultura (antigua rectoral) es interesante. Es una importante parada del Camino de Santiago. 
Lugar: Soto de Luiña.  Distancia: A 11 km. aprox, desde Cudillero
Como llegar: A-8 dirección A Coruña, salida :   Soto de Luiña.

- Hacer una ruta a Caballo por Lamuño. Es una buena experiencia para todos los públicos. Tfno.: 985 59 73 23

- Si vienes con niños Visitar la Granja "La Cuesta" en Santa Marina es una visita obligada y muy divertida para todos. Tfno.:  619 978 908

- Visitar el Conjunto Palaciego Selgas. No siempre está disponible, por ello es importante concertar cita previa en el tfno.: 985 59 00 02.

PLAYAS

Con servicios de salvamento, aparcamiento y bandera azul:

Sin Servicios. Playas de piedra, sin fácil acceso. Naturales:

www.cudillero.es

Recomendamos