Castropol

Situada sobre un promontorio, la villa de Castropol domina la ría de Eo

De un vistazo

Concejo marinero y ligado al Camino de Santiago, Castropol es también por geografía un lugar de frontera, propicio para los intercambios comerciales y culturales con la vecina Galicia. La ría de Eo, santurario de aves acuáticas, domina su paisaje.

A destacar

La ria del Eo es un lugar clave para las aves migratorias. El estuario de valle inundado con acusada influencia fluvial está situado en los concejos de Castropol y Vegadeo.
la Unión Europea la ha declarado Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA) y el Principado la ha convertido en Reserva Natural Parcial

En detalle

Situado en el extremo occidental del Principado, sobre un acantilado a orillas de la ría de Eo, Castropol fue en origen un castro astur, como claramente recuerda su nombre. Su fundación actual data del siglo XIII, al amparo de los fueros concedidos por la corona. Desde esta época, la pesca fue la principal actividad de sus moradores, que supieron sacar partido de la riqueza en vida acuática del litoral. También se convirtió en el centro de los intercambios comerciales en la ría y en una importante estación del Camino de Santiago.

La escultura del Parque Villamil

Su Hospital de Peregrinos, sobre el que se levantó posteriormente la iglesia parroquial, daba reposo a quienes entraban en Galicia por Navia o por Allande, antes de continuar camino hacia Compostela. En los agitados tiempos de la Guerra de la Independencia, a principios del XIX, la villa se convirtió en sede de la Junta del Principado, cuando la proximidad de las tropas francesas hacia desaconsejable para las autoridades permanecer en las ciudades del centro y el oriente. En esta misma centuria nació y murió uno de los hijos ilustres de Castropol, el soldado y navegante Francisco Villamil, una de las bajas de la Guerra de Cuba. Un monumento situado en el parque de la villa honra su memoria.

Carácter señorial

La iglesia de Santiago es el hito más visible del casco urbano de Castropol

El hito más visible del paisaje urbano de Castropol es la torre de la iglesia de Santiago, edificada a finales del siglo XVI. La imagen de la Virgen que guarda en su interior es incluso anterior, del siglo XV. Otra construcción religiosa destacada es la capilla de Santa María del Campo, erigida en el siglo XV, aunque el incendio que asoló la villa en 1587 obligó a realizar en ella numerosos arreglos, a lo que más tarde se añadió un aire decididamente barroco.

Castropol presume de un pasado señorial, como demuestran las numerosas casas nobiliarias que aún conserva, entre ellas el palacio de los Marqueses de Santa Cruz de Marcenado, el de las cuatro Torres y el de Valledor. Para el viajero interesado en tiempos más pretéritos, en la Punta do Cuerno existen restos de un castro rodeado de un triple anillo de muros defensivos. Otros castros reseñables son los de Lagar, Lantoira y Viladevelle, este último aterrazado sobre una ladera.

Una visita a Figueras

Dentro del concejo de Castropol es obligada la visita a la villa marinera de Figueras, que ofrece una preciosa panorámica de la ría de Eo. Desde aquí arranca el Puente de los Santos, que salva la ría y une Asturias con Galicia.

Cerca de allí, en Barres, se conserva el palacio de los Pardo Donlebún, construido en el siglo XVIII sobre los restos de una torre del XVI. Tanto Barres como Figueras son buenos lugares para acceder a dos de las excelentes playas del concejo, las de Penarronda y Arnao.

La playa de Arnao, un bello arenal situado en la parroquia de Figueras

Parada y fonda en la ría de Eo, refugio de anátidas y otras aves acuáticas

En sus largos viajes migratorios entre Europa y África, las aves acuáticas encuentran en la ría de Eo un lugar ideal para recuperar fuerzas antes de proseguir su periplo. Muchas de ellas pasan aquí todo el invierno, para luego dirigirse hacia tierras más norteñas, donde sacarán adelante a su progenie antes de que lleguen los rigores de los meses fríos. Es por ello que la Unión Europea la ha declarado Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA) y el Principado la ha convertido en Reserva Natural Parcial (el calificativo de parcial indica que se permiten en ella actividades humanas que están prohibidas en las reservas integrales).

ría de Eo, refugio de anátidas y otras aves acuáticas

El ánade silbón, el ánade rabudo y el porrón moñudo son tres anátidas escasas que mantienen en la ría poblaciones de importancia internacional. Además, se dan cita en la reserva numerosas aves limícolas, como el ostrero, el chorlito gris, el correlimos común o el andarríos chico. En lo que se refiere a la vegetación, existen praderas submarinas de Zoostera marina, las más extensas del Cantábrico, y de Zoostera noltii, además de matorrales propios de los humedales salinos y algunos juncales y cañaverales.

La superficie de la Reserva Natural Parcial de la ría de Eo se extiende por los colindantes concejos de Catropol y Vegadeo.

Recomendamos